El ¡Grandioso 3433! apoya el talento local


En esta ocasión, estando sentado frente a mi computadora, no puedo evitar el expresar cómo me siento acerca de la experiencia que me tocó vivir hace unos días. Fui a ver la presentación de una película (Chikito pero K-kero) realizada en mi ciudad, Coatepeque, con actores netamente coatepecanos y una historia escrita por un coatepecano, ya sabrán,ese tipo de cosas que te motivan a estar orgulloso de tu tierra, que te impulsan a gritar a los cuatro vientos “¡Soy coatepecano!”, de decir que Coatepeque no tiene nada que envidiarle a nadie, que aquí también se hace cine de calidad y que tenemos talento que merece ser explotado. Así que fui con mi novia (por cierto, ya tengo novia) a ver la película y, como comprenderán, estaba eufórico ante la experiencia que se avecinaba.

Happy_Forever_Alone__39836_zoom

(Dramatización de mí mismo antes de ver la película)

¿Qué puedo decir? Me nació el instinto primitivo de centrarse en el dónde y no en el qué o cómo, o dicho de otra manera, no le puse tanta importancia a las obvias implicaciones de la película que estaba por ver, tanta publicidad que, en sus intentos por exaltar la maravillosa película, daba muestras de lo mala que en realidad es, terminó por introducir en mí una pequeña curiosidad que fue creciendo de a pocos hasta llevarme a la sala del cine Capri. Así es amigos míos caí en el embrollo de la publicidad, me dejé llevar por el embuste que ofrecía una producción que valía la pena ver.

tumblr_lnvvueuSsj1qcj56b

(Dramatización de mí mismo después de ver la película)

Tenía entendido que la película empezaba a las 7 pero al preguntar en taquilla resultó ser que empezaba a las 7:30, no hay problema, pensé, comemos algo mientras esperamos, la sala estaba casi vacía en ese momento y poco a poco se fue llenando de gente, esto hizo notar el primer problema, no había aire acondicionado, ni siquiera ventiladores, mientras más gente entraba más se acumulaba el calor hasta llegar a un nivel sumamente estresante, esto unido a un “pequeño retraso” de una hora durante el cual nos torturaron pasando el trailer de la película una y otra vez sin piedad en donde podía apreciarse fácilmente cuál era la trama completa de la misma y, cabe mencionar, que en realidad las dos horas que dura no aporta absolutamente nada novedoso a lo que se ve en el trailer más que el final, que tampoco fue muy bueno que digamos y parece más bien sacado de la manga.

Por eso es malo enfocarse en apoyar lo local sin preocuparse de la calidad de lo producido, porque la gente se cree que solo por ser una producción coatepecana todos los coatepecanos deberíamos apoyarla sin peros de por medio pero no toman en cuenta que apoyar ciegamente permite que trabajos mediocres como éste lleguen a exhibirse con orgullo y, de tener éxito, a ridiculizarnos por estar orgullosos de un mal trabajo.

Lo bueno y lo malo de la película ¡Alerta de spoilers! (Como si a alguien le interesara)

Lo bueno

  • Tenía algunas partes cómicas que, si bien eran mayormente estúpidas, debo confesar, lograron arrancarme unas cuantas risas.
  • Impulsa a mentes creativas a trabajar en proyectos a los que no se han animado debido al poco apoyo que ha existido anteriormente hacia actividades culturales.

Lo malo

  • Personajes muy pobres basados principalmente en estereotipos, el personaje de El Wicho está hecho para ridiculizar constantemente a las personas de origen rural y de ingresos bajos como base de la comedia.
  • Historia pobre con un argumento más que desgastado (El pobretón que se enamora de la ricachona y hace de todo para conquistarla para luego darse cuenta de que todo el tiempo tuvo al amor de su vida frente a sus ojos).
  • Idealización machista de las relaciones (Wicho, a pesar de tener novia, pretende engancharse a la ricachona y, al ser rechazado, se queda con la sirvienta).
  • La película tarda dos horas para contar una historia realmente corta, lo que desemboca en una serie de escenas muy mal logradas que hacen la película innecesariamente larga y tediosa.

Mi calificación personal: 3 de 10 (¡Hasta con aires de crítico profesional el tipo!)

¿Que si apoyo el talento local? ¡Por supuesto que sí! Lo que no apoyo es la mediocridad de personas que creen que hacer una película es hacer cine o, peor aún, tener talento.

Sobre las películas de antaño


La semana pasada, cuando al fin tuve un poco de tiempo libre, me dediqué a ver unas  películas que tenía en el disco duro, películas que por alguna razón u otra no había visto a pesar de ser más viejas que yo y que son consideradas como infaltables en la colección de cualquier fanático del cine.

Por desgracia las películas antiguas sólo pueden disfrutarse si las viste en su tiempo pues fueron hechas para épocas antiguas cuando las personas eran en general una bola de idiotas fáciles de impresionar y de entretener, cuando no existía todo el conocimiento que existe ahora, cuando los efectos especiales no eran creados en computadora, cuando los niños eran inocentes, cuando los adultos eran ignorantes.

Por ejemplo Bambi, y sí, la vi completa, recordaba haber visto un par de escenas en tv cuando alguien más la estaba viendo pero no recordaba nada sobre la trama, los personajes, o la historia en general. Esperaba que fuera del tipo tierno, digna de de vomitar arcoíris, pero no, fue mucho peor que eso, me causó diarrea de flores, vómitos de pajaritos y convulsiones aromáticas.

Después vi Halloween, la original, y sinceramente no comprendo por qué la alaban tanto, es una vil basura, la historia es estúpida, como si sólo hubiesen buscado una excusa para mostrar a alguien aterrorizando y asesinando a una bola de pubertos calenturientos.

Estaba asqueado, me sentía ofendido, no comprendía cómo podía haber perdido tres valiosas horas de mi vida viendo esas porquerías en lugar de hacer mis tareas o jugando Command and Conquer. Tanta fue la rabia que eliminé varias películas más: Dumbo, Dos Tipos de Cuidado, Chucky, Nightmare on Elm Street, y otras, todas fueron completamente eliminadas de mi disco duro.

Luego se me vino a la mente comparar esas películas de mierda con las películas actuales para tratar de analizar la evolución de los gustos cinematográficos de las personas pero me topé con una gran sorpresa. Con películas de la talla de Twiligth, Scarie Movie y Hostal, me doy cuenta de que siguen habiendo idiotas e ignorantes consumiendo películas basura.

Por suerte a pesar de ese hecho ineludible, existen películas que vale la pena ver, como The Butterfly Efect, Alice in Wonderland y Memento.

En conclusión no importa de qué época sean las películas sino que sean buenas y, sobre todo, no dejarse llevar por lo que dicen las mayorías, que aparentemente son idiotas.