Actualización de actividades… o algo así…


¡¡¡Saludos chiquitines!!!

Hoy (o más bien ayer, como a las 11:30 PM) mientras investigaba alguna forma de revisar automáticamente las actualizaciones de una página que no cuenta con con un feed RSS (¡En pleno 2014!) he terminado revisando opciones de RSS automatizados que no veía desde hace más de cinco años y, entre click y click, tecladazos y viejas fotos, regresé por estos lares que hacía tiempo que no visitaba y terminé llenándome de una nostalgia tremenda que invadió mi corazón de caramelo para terminar haciéndome vomitar un arco iris del tamaño de un volcán. En serio, reí, lloré, suspiré… ¡Fue hermoso!

Tanta nostalgia me movió tomarme un momento para escribir aunque sea una entrada ¡Por los viejos tiempos! aunque probablemente a nadie le interese ya este blog y los pocos amigos míos que solían leerlo lo han desechado a la papelera de reciclaje, justo a la par de las fotos que alguna patoja fea les envió por el ya fallecido MSN Messenger.

¿Qué puedo decir? Mi vida y el Internet han cambiado mucho en los dos años que he estado inactivo y ni siquiera sé si la gente suele leer blogs actualmente, con la evolución del microblogging que hace que cualquier idiota crea que tiene cosas interesantes que decir para luego terminar publicando frases quemadas y contradictorias, el dominio omnipotente que ejerce Facebook, al cual ni siquiera el gran Google pudo derrotar, y la preferencia por la publicación de imágenes y videos en lugar de texto (Supongo que nuestros cerebros se hacen cada vez más pequeños y se nos hace más difícil procesar las palabras).

¿Qué ha pasado conmigo? Bueno, sigo viviendo en casa de mi madre, sigo teniendo el mismo trabajo (aunque en proporciones ligeramente mayores), aún no me gradúo de la universidad (aunque planeo hacerlo este año).

¿Novedades? Tuve una buena racha y me hice de varios dispositivos de entretenimiento que han mejorado grandemente mi ociosidad, la cual terminó recientemente dejándome endeudado, me compré un automóvil al que le adapté un radio viejo que estaba por allí (¡Toda una odisea! Quizás escriba algo al respecto) sigo teniendo novia, me ha estado jodiendo un dolor de espalda tremendo (achaques de la vejez supongo), me volví extremadamente guapo y popular (xD).

¿Y el blog? Es gracioso pues cuando lo administraba me emocionaba sobremanera cuando recibía más de 5 visitas en un día y cuando lo abandoné empezaron a crecer las visitas exponencialmente, llegando incluso ¡hasta 1350 visitas en un día! “Very Tremendo!” pero me dí cuenta que las entradas que más visitas generaban eran las de necrofilia y la de la perra, así que decidí eliminarlas tras lo cual fue disminuyendo a un promedio de 30 visitas al día en la actualidad; No sé, quizás si borro la entrada de porno infantil regrese a las 5 visitas diarias que tenía en un principio… Los comentarios han seguido llegando pero ya últimamente no me he tomado la molestia de contestarlos, sobre todo porque la mayoría son de gente idiota que no capta el mensaje del blog y sigue dejando estúpidamente su correo con la esperanza de que alguien les envíe depravaciones directo a su bandeja de entrada (¿¡Quién carajo utiliza el correo hoy en día?!

Pero bueno, eso es todo lo que tengo que decir actualmente, saludos a todos, síganse cuidando, sean felices y, si les apetece, envíenme un algo que alimente mi siempre hambriento ego: fotos, videos, enlaces, insultos ¡Lo que sea!

Reflexión al estilo Kuaguro: ¿Si volviera a escribir regularmente? ¿Tendría algún seguidor?¿Podría comprar un dominio? ¿Podría vender publicidad? ¿Le vendería mi alma al diablo? ¿Me harían presidente de algún país? ¿Me volvería más guapo? ¿Mi cabeza explotaría? ¿Se arreglarían todos mis problemas? ¿Dejaría de ser un idiota? ¿Sería aún más idiota?…

El ¡Grandioso 3433! se  despide… Hasta pronto…

El ¡Grandioso 3433! apoya el talento local


En esta ocasión, estando sentado frente a mi computadora, no puedo evitar el expresar cómo me siento acerca de la experiencia que me tocó vivir hace unos días. Fui a ver la presentación de una película (Chikito pero K-kero) realizada en mi ciudad, Coatepeque, con actores netamente coatepecanos y una historia escrita por un coatepecano, ya sabrán,ese tipo de cosas que te motivan a estar orgulloso de tu tierra, que te impulsan a gritar a los cuatro vientos “¡Soy coatepecano!”, de decir que Coatepeque no tiene nada que envidiarle a nadie, que aquí también se hace cine de calidad y que tenemos talento que merece ser explotado. Así que fui con mi novia (por cierto, ya tengo novia) a ver la película y, como comprenderán, estaba eufórico ante la experiencia que se avecinaba.

Happy_Forever_Alone__39836_zoom

(Dramatización de mí mismo antes de ver la película)

¿Qué puedo decir? Me nació el instinto primitivo de centrarse en el dónde y no en el qué o cómo, o dicho de otra manera, no le puse tanta importancia a las obvias implicaciones de la película que estaba por ver, tanta publicidad que, en sus intentos por exaltar la maravillosa película, daba muestras de lo mala que en realidad es, terminó por introducir en mí una pequeña curiosidad que fue creciendo de a pocos hasta llevarme a la sala del cine Capri. Así es amigos míos caí en el embrollo de la publicidad, me dejé llevar por el embuste que ofrecía una producción que valía la pena ver.

tumblr_lnvvueuSsj1qcj56b

(Dramatización de mí mismo después de ver la película)

Tenía entendido que la película empezaba a las 7 pero al preguntar en taquilla resultó ser que empezaba a las 7:30, no hay problema, pensé, comemos algo mientras esperamos, la sala estaba casi vacía en ese momento y poco a poco se fue llenando de gente, esto hizo notar el primer problema, no había aire acondicionado, ni siquiera ventiladores, mientras más gente entraba más se acumulaba el calor hasta llegar a un nivel sumamente estresante, esto unido a un “pequeño retraso” de una hora durante el cual nos torturaron pasando el trailer de la película una y otra vez sin piedad en donde podía apreciarse fácilmente cuál era la trama completa de la misma y, cabe mencionar, que en realidad las dos horas que dura no aporta absolutamente nada novedoso a lo que se ve en el trailer más que el final, que tampoco fue muy bueno que digamos y parece más bien sacado de la manga.

Por eso es malo enfocarse en apoyar lo local sin preocuparse de la calidad de lo producido, porque la gente se cree que solo por ser una producción coatepecana todos los coatepecanos deberíamos apoyarla sin peros de por medio pero no toman en cuenta que apoyar ciegamente permite que trabajos mediocres como éste lleguen a exhibirse con orgullo y, de tener éxito, a ridiculizarnos por estar orgullosos de un mal trabajo.

Lo bueno y lo malo de la película ¡Alerta de spoilers! (Como si a alguien le interesara)

Lo bueno

  • Tenía algunas partes cómicas que, si bien eran mayormente estúpidas, debo confesar, lograron arrancarme unas cuantas risas.
  • Impulsa a mentes creativas a trabajar en proyectos a los que no se han animado debido al poco apoyo que ha existido anteriormente hacia actividades culturales.

Lo malo

  • Personajes muy pobres basados principalmente en estereotipos, el personaje de El Wicho está hecho para ridiculizar constantemente a las personas de origen rural y de ingresos bajos como base de la comedia.
  • Historia pobre con un argumento más que desgastado (El pobretón que se enamora de la ricachona y hace de todo para conquistarla para luego darse cuenta de que todo el tiempo tuvo al amor de su vida frente a sus ojos).
  • Idealización machista de las relaciones (Wicho, a pesar de tener novia, pretende engancharse a la ricachona y, al ser rechazado, se queda con la sirvienta).
  • La película tarda dos horas para contar una historia realmente corta, lo que desemboca en una serie de escenas muy mal logradas que hacen la película innecesariamente larga y tediosa.

Mi calificación personal: 3 de 10 (¡Hasta con aires de crítico profesional el tipo!)

¿Que si apoyo el talento local? ¡Por supuesto que sí! Lo que no apoyo es la mediocridad de personas que creen que hacer una película es hacer cine o, peor aún, tener talento.

No, no te amo por lo que sos


El objetivo del ser humano, desde el punto de vista de la consciencia de su existencia y a falta de uno mayor, es ser feliz. Absolutamente todas las acciones que realizamos en la vida diaria, a corto, mediano y largo plazo, van encaminadas a este propósito, e incluso muchas veces en detrimento del bienestar de otras personas.

De este planteamiento podemos inferir que nadie busca voluntariamente aquello que le hace daño, aquello que menoscabe su propio bienestar, su propia felicidad, a menos claro, que ese daño que recibirá sea inferior al beneficio que obtendrá tras sufrirlo.

Amor

Como ya lo he expresado antes, el amor es un mecanismo por medio del cual el ser humano ha asegurado su supervivencia en el planeta, a este dato agregaré que dicho mecanismo funciona a través de un proceso biológico y hormonal de una manera bastante básica, basado en un sistema de recompensa (dopamina) que, de ser lo suficientemente buena, se reafirma creando una relación a largo plazo (oxitocina). Lamentablemente este proceso hormonal no es eterno, sus efectos duran en promedio dos años (según he leído por ahí) y, al terminarse todo este proceso bioquímico, lo único que queda es lo que se ha logrado construir en pareja, todas aquellas cosas que han forjado valor mutuo, una afinidad tan grande que puede mantener a la pareja unida por el resto de sus vidas. Pero ¿Qué pasa si no se crean estos lazos? ¿Qué pasa si la pareja se enfoca únicamente en la pasión desmedida causada por las hormonas? La respuesta es obvia, ese amor durará mientras dure este circo de hormonas.

Y para terminar de ajustar últimamente existe una fastidiosa tendencia a etiquetar al amor a través de un sinfín de requisitos disparatados que, según quienes crean y propagan estas nociones absurdas, debería de cumplir rigurosamente cualquiera que quiera llamarse a sí mismo un ser enamorado, un ser que ama. Todas estas alucinaciones no hacen más que confundir y entorpecer el proceso de amar, pues al cometer la ingenuidad de tomarlas como ley se idealizan al lado de un ser que no existe, alguien a quien no le importen en lo más mínimo sus faltas, que sea capaz de soportar sus caprichos y que las trate con un amor obsesivo digno de una película de drama-romance.

Te amo por lo que obtengo de vos

Así de cruel como pueda sonar, esta es la verdad implícita en toda relación amorosa. En el juego de la atracción y la conquista, hacemos gala de nuestras mejores características, nuestra mejor sonrisa, nuestras mejores costumbres… nuestro yo bueno. Todo esto debido a que, como seres humanos, buscamos lo mejor para nosotros mismos y sabemos que otros seres humanos buscan también lo mejor para sí mismos.

Preguntate a vos mismo: “¿Qué busco en una pareja que me haga feliz?” Te aseguro que factores que te desagraden no surgirán como respuesta. Los humanos buscamos en una pareja una suma de cualidades que necesitamos para estar a gusto con ella, cualidades que nos ayuden al objetivo propio de ser felices, cualidades por las que vale la pena soportar sus defectos.

La imperfección como bandera

A pesar de que buscamos lo mejor para nosotros mismos, porque estamos convencidos de que lo merecemos, sabemos que como seres humanos somos imperfectos y que es imposible encontrar a alguien más que lo sea, y es allí donde entra en juego el dar y recibir. Una relación saludable en pareja implica dar lo mejor de uno mismo para obtener lo mejor de la otra persona, es una relación de ajuste bilateral en la que ambos salen beneficiados a través de limar asperezas en sí mismos que saben que pueden dañar a su pareja. Una relación en la que cada una de las partes se dedica únicamente a recibir, sin preocuparse por ofrecer, está irremediablemente destinada al fracaso.

Aceptame como soy

Después de cierto tiempo de relación se van tornando cada vez más apreciables los defectos de la otra persona y, poco a poco, surge una duda natural con respecto a si se ha elegido a la pareja ideal, esta duda la resolvemos a través de la balanza entre defectos y cualidades, en la que casi invariablemente terminamos por aceptar una a una todas aquellas cosas que vamos descubriendo y que no nos agradan de la otra persona (impuntualidad, celos, mal carácter, irresponsabilidad, egoísmo, vulgaridad…), hasta que una de dos cosas suceden: o terminamos por adaptarnos a todas ellas, o nos topamos con una en particular que no podemos soportar, con la cual no podemos vivir y que, de callar ante tal falta, terminará por corroernos desde adentro, menoscabando nuestra felicidad, destruyendo la sana convivencia de pareja y, por lo tanto, acabando con el amor.

¿Debo cambiar para complacer a mi pareja?

Aunque parezca contradictorio con respecto a todo lo que he dicho hasta ahora, la respuesta es que no. Las personas no somos plastilina que se pueda moldear a sabor y antojo de manos caprichosas. No debés cambiar para complacer a tu pareja, sino para no lastimarla. Y quisiera dejar en claro que esto no es un atentado contra la individualidad y personalidad propia a la que cada persona como ser humano tiene derecho, si necesitás que tu pareja cambie en todos los aspectos para ajustarse a tus necesidades es porque en realidad estás con la persona equivocada, porque has idealizado en ella características que nunca tuvo y probablemente nunca tendrá. No es lo mismo solicitar un cambio de actitud negativa que afecta la relación directamente que exigir que le guste el mismo equipo de X deporte o el mismo género musical.

Dicho de otra forma, todo cambio que sea para bien y que represente un beneficio y hasta cierto punto un crecimiento personal es completamente justificable y digno de ser tomado en consideración.

¡Pero es que no puedo cambiar!

Como lo dije en el título anterior, no somos plastilina que pueda moldearse a sabor y antojo. Si el sujeto A tiene una característica que ni el sujeto B puede soportar ni el sujeto A puede modificar, lo más recomendable es acabar con la relación, pues la imposición por la fuerza de A o B terminará por corroer a la otra persona y destruir poco a poco todo lo bueno que juntos pudieran crear, incluyendo a sus propios hijos.

El confesionario


Este es un juego que solía consumir mucho de mi tiempo en los ya casi extintos foros en mis tiempos de ocio desmedido y ya que recuerdo que solía hacerme sentir mejor lo he traído hasta aquí gracias a la frustración y a la nostalgia que siento en este momento.

Confieso que soy un controlador.
Confieso que me gusta que me pongan atención.
Confieso que la mayoría de las veces creo que lo merezco.
Confieso que a veces pienso que pido más de lo que estoy dispuesto a dar.
Confieso que hay cosas sin sentido que me importan más que algunas cosas realmente importantes.
Confieso que son las 12:30.
Confieso que tengo sueño.
Confieso que tuve todo el día para hacer lo que debía hacer.
Confieso que no lo hice por desidioso.
Confieso que dejaré un poco para mañana.
Confieso que prefiero escribir que seguir con lo que tengo pendiente.
Confieso que se siente bien confesar.
Confieso que he aprendido a no decir todo lo que pienso.
Confieso que tengo ganas de orinar.
Confieso que estoy en una posición incómoda.
Confieso que tengo un nudo en el hombro.
Confieso que me duele demasiado.
Confieso que estoy estresado.
Confieso que cuando estoy molesto me da por quedarme callado.
Confieso que a veces me da por pensar que debería reenfocar mi vida.
Confieso que me da miedo tomar al toro por los cuernos.
Confieso que no me siento bien.
Confieso que tengo sueño.
Confieso que voy a ir al baño…
Confieso que regresé.
Confieso que hay muchos zancudos por acá.
Confieso que me están picando las piernas.
Confieso que tengo ganas de besarla. ❤
Confieso que quisiera dormir con ella en mis brazos.
Confieso que no puedo dormir.
Confieso que me siento frustrado.
Confieso que odio el sistema.
Confieso que me siento impotente.
Confieso que ya me lo esperaba.
Confieso que la experiencia me ha enseñado que no es recomendable ser completamente sincero.
Confieso que no tengo tacto para decir las cosas.
Confieso que me molesta que las cosas no se den como yo las deseo.
Confieso que espero que esta publicación me ayude a dormir.
Confieso que quiero abrazarla.
Confieso que esta entrada fue escrita en dos días.
Confieso que es la 1:33 a.m.
Confieso que esta entrada está empezando a ponerse larga.
Confieso que la terminaré para no aburrir a mis lectores.
Confieso que eso es todo por ahora.

Espero que tengan un grandioso y maravilloso día todos ustedes (ya que aparentemente yo no lo tendré hoy).

Salí a caminar


Debido a suceso extraordinarios en el trabajo me tocó descansar el día de hoy, sin embargo aún tenía el compromiso de atender a tres clientes así que muy en contra de mi voluntad me tomé una ducha de aproximadamente una hora llena de pensamientos vagos, me arreglé, tomé mis implementos y, cuando me disponía a salir escuché que uno de mis familiares iba a salir en motocicleta (sucede que yo no tengo vehículo) así que le pedí que me llevara.

El primer cliente quedaba de paso así que pasé a visitarlo rápido y solicité que me dejaran en la casa del segundo cliente. Tras unos cuantos minutos allí terminé de atenderle y me dirigí al parque de Coatepeque, donde había quedado de encontrarme con el tercer cliente, mientras caminaba absorto en pensamientos profundos acerca de mi futuro cercano noté que una vieja amiga caminaba junto a su esposo y su bebé, no le tomé importancia en el momento pero, mientras seguía caminando, empezó a incomodarme su presencia ¿Por qué se dirigía hacia la misma dirección que yo? No podía soportarlo, tomé una piedra del suelo y se la lancé a la cabeza, cayendo inconsciente en el acto.

Ya libre de esa maléfica presencia continúe mi camino más tranquilo hasta que pasé por un negocio de eléctricos, me llamó la atención un cable RCA que estaba en el mostrador pues justamente necesitaba uno así que decidí adquirirlo; le entregué a la encargada un billete de Q.10.00 a lo que ella respondió con cara de “are you fucking kidding me?” y me dijo: “Vale 18”. Le enrollé el cable alrededor del cuello y lo apreté hasta que dejó de emitir sonidos, guardé el cable en  mi bolsa (realmente me hace falta), le tiré los Q. 8.00 en la cara y salí del lugar.

Luego llegué al parque para esperar al cliente y, tras un rato de estar disfrutando del ambiente prendido a mi celular revisando facebook. sentí el irremediable deseo de fumarme un cigarrillo. “Deme un Malboro rojo… mejor que sean dos” lo encendí y me dediqué a fumar. Por desgracia no puedo sostener nada con mi mano izquierda así que tuve que soltar el celular y dedicarme a observar lo que había a mi alrededor, cada persona que veía me parecía vulgar y desagradable.

Justo en ese momento llegó el cliente, lo atendí y me senté a terminar mi cigarrillo. Antes de que pudiera terminarlo un puto pájaro arrojó su hermosa mierda sobre mi cigarro, saqué mi Ak-49 y disparé contra la copa del árbol hasta que vi dos o tres pájaros caer muertos.

Volví caminando a mi casa, fue un buen paseo por cierto, un hermoso atardecer frente a mis ojos, un poco de actividad física que ya venía necesitando, cansancio y más cansancio… Como sea el paseo acabó, fue bueno mientras duró y hasta que me toque salir de nuevo disfrutaré de este agujero viendo alguna serie o jugando alguno de los emuladores que no toco desde hace tiempo.

Feliz navidad


 .……………….…………………….
───────▄▄█▄▄──────
──────▄▄███▄▄──────
─────▄▄█████▄▄──────
▒█▒▄▄███████▄▄▓█▓
▒█▒──────▓▓▓─────░░▒░░

>>>>>>¡FELIZ NAVIDAD!<<<<<<<<

 

 

 

 

 

 

 

Sí… eso es todo… feliz navidad.