Buen provecho

La semana pasada tuve dos experiencias culinarias ciertamente  interesantes, dos situaciones distintas, distintos ambientes y distintas conclusiones, los cuales me gustaría describir.

Situación 1

Mi novia me comentó que había un lugar en el que servían unos panes con carne deliciosos y, animado un poco por la falta de una idea mejor y un poco por el exceso de hambre que tenía en ese momento, decidí acompañarla a dicho lugar.

Tras una serie de vueltas por unas calles de Coatepeque donde nunca  antes había estado llegamos al referido lugar en el que, nada más acercarse se veía una  vieja parrilla rota y humeante en las afueras de un garage reacomodado. Dicen que la primera impresión es la que cuentan y tengo que decir que fue una impresión bastante mala que se fue poniendo  peor conforme avanzaba el tiempo.

Entramos y después de ordenar un pan al pastor y uno mixto, nos dirigimos hacia una mesa que estaba en el fondo entre tropiezos con un suelo irregular y esquivando las mesas de distintas formas y mal acomodadas. Después de darle unas cuantas vueltas a la mesa en la que íbamos a sentarnos para evitar que cojeara, nos sentamos en unas sillas rechinantes y nos dedicamos a esperar la orden.

Mientras tanto seguía observando el lugar, y es que cuando uno tiene hambre suele ponerse impaciente en lo que llega la comida y debe entretenerse en algo. Pude observar  que el mantel estaba sucio, que había toda  una fauna compuesta por pollos, conejos y gatos rondando por el pasillo, y que las personas que atendían el negocio no se preocupaban mucho por su aspecto. Estuvimos esperando casi 20 minutos.

Situación 2

Nos encontrábamos de paseo en un parque temático (de hecho uno de los pocos que hay en Guatemala), cuando nos llegó la hora del almuerzo, por lo tanto, decidimos comprar en uno de los tantos puestos de venta de dicho parque.

Cuando estábamos entrando tuvimos a la vista un menú en tamaño gigantesco en donde escogimos de ante mano lo que íbamos a ordenar. Nos colocamos en la línea de espera y nos dedicamos a observar el ambiente: Mesas redondas con toques de camping en metal que imitaba muy bien la textura de la madera y sillas en juego  a la perfección con sus respectivas sombrillas, vegetación, suelo limpio, recipientes individuales para los desechos (orgánicos, vidrio y plástico), un fresco viento soplaba y se podía escuchar música de fondo, un lugar perfecto para pasar un buen rato o charlar sobre cualquier cosa.

Cuando llegó nuestro turno ordenamos lo que nos había llamado más la atención del menú, unos panes con carne de costilla y salsa barbacoa, tardamos aproximadamente 10 minutos desde que llegamos hasta estar sentados en nuestra mesa.

Conclusión de la situación 1

Cuando al fin nos entregaron los panes, estaba ya un poco de mala gana y con un mal concepto sobre  el lugar, pero el solo observarlos fue razón suficiente para cambiar de parecer, se veían deliciosos, tenían  un aroma exquisito que indicaban un buen sabor lo  cual pude corroborar al darle la primera mordida, era una verdadera delicia. Bocado a bocado deseaba que no se acabara nunca. Y pensar que únicamente pagué Q. 8.00 por ese pan de los dioses.

Conclusión de la situación 2

El empleado parecía no tener idea de lo que estaba haciendo, vio nuestra  orden y se puso a dar varias vueltas hasta que al fin decidió preguntarle a la encargada, la cual le dio instrucciones con expresión de enojo. nos dirigimos a la mesa y al destapar el pan se veía sabroso, pero al probarlo no pude quedar más decepcionado, la “carne de costilla” parecía ser algún tipo de mezcla de fibras, era una masa sin sabor ni olor, totalmente desagradable y muy difícil de comer, un verdadero asco y me lo comí únicamente porque odio tirar la comida y porque tenía mucha hambre. Y pensar que pagué Q. 18.00 por ese pan con cosa.

Conclusión general

Que se joda el amiente agradable, si voy a meterle a mi estómago algo de dudosa salubridad por lo menos debería de tener buen sabor. Se me antoja uno de esos panes grasosos caído del mismo cielo (con espectáculos de fauna incluido).

4 pensamientos en “Buen provecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s