Te quiero como amigo

Ya he hablado algo con respecto a este tema en el pasado, sobre amor y amistad y sobre lo detestable que es el amor no correspondido, en las cuales me he expresado de forma sincera y de cierta manera hasta pesimista.

En esta ocasión, despechado y herido vengo a escribir sobre este tema tan trillado y reducido a la vulgaridad de una mera estupidez e inmadurez, de la cual no hago ni gala ni honor. Es mi forma de lidiar con el asunto a falta de una mejor idea.

Te quiero como amigo

Una de las peores frases que podrías escuchar, justamente la que no deseás escuchar de la persona que has idealizado  y colocado en un pedestal, de la persona por la que estarías dispuesto a hacer cualquier cosa en este mundo, es una evocación al fracaso en su más pura expresión. Es un cariño tan grande que no puede convertirse en amor, la obtención de algo sumamente valioso a cambio de algo  invaluable, es un “no te quiero porque te quiero”.

Amor y amistad no se mezclan

Probablemente algunos sientan el deseo de atacarme argumentando que una bonita amistad puede irse por el desagüe a causa de convertirla en una relación de pareja y, anticipándome a ello, déjenme decirles que es verdad, eso en realidad puede pasar, e incluso es ese mi caso.

Pero tengo que agregar algo que la mayoría de personas parecen no comprender, toman este pensamiento como una ley sin considerar lo más importante: la amistad no se arruina por querer convertirla en una relación, se arruina por la diferencia de afecto, porque es absurdo comparar el sentimiento de estar enamorado de una persona que ante tus ojos se acerca demasiado a la perfección como compañera para toda la vida, con la sensación de que la persona que está a tu lado es una magnífica compañía y ayuda para los malos ratos.

Una amistad puede convertirse en amor y evolucionar a una vida juntos, como pareja, cómplices, confidentes y amigos,  todo a la vez.

Yo no te quiero como amiga

¿Qué clase de idiota aceptaría la tortura de quedarse como espectador en la vida que soñó para sí mismo? Por increíble que parezca hay muchos que se aferran a la esperanza, dispuestos a soportar todos los males que resulten de no ser correspondidos por una persona y aún así quedarse a su lado.

Yo no estoy dispuesto a soportarlo. No quiero que me contés sobre tus relaciones, no quiero darte todo de mí para obtener lo que querrás darme, no quiero recibir todas tus lágrimas y ninguno de tus besos, no quiero morir de celos ante tus victorias y fracasos sentimentales, no quiero pasarme el tiempo deseando, anhelando y esperando a tu lado cual mascota indigna, no quiero ser tu amigo.

No es la culpa de nadie

De la misma manera que no es tu culpa el no poder corresponder a la persona que te ama, no es culpa de esa persona el haberse enamorado de vos, es injusto argumentar culpas, si ambos se enamoraran o si ambos se dieran el mismo valor como amigos no habría problema.

Es importante reconocer y saber aceptar que tanto la persona que no ama tiene el derecho de no corresponder al sentimiento, como el que ama tiene también el derecho a no aceptar una simple amistad como premio de consolación.

Firma (Plagio del estilo de Kuaguro)

Amigo es un insulto, viniendo de tus bellos labios.

Un pensamiento en “Te quiero como amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s