Listo para el desayuno

Saludos a todos ustedes mis muy queridos  mortales, tengo que pedir disculpas por no actualizar en dos semanas, he estado realmente atareado con tantas cosas que cuando tengo un tiempo libre lo uso para tratar de relajarme, pero tengo una obligación moral y pretenciosa con este blog así que aquí estoy a la una de la mañana con la intención de compartir la historia de mi gata… sí, mi gata.

Tal vez se les cruce por la mente que vengo a contarles alguna de mis perversiones, que quizás me aproveché de la inocencia de un pobre animal (de nuevo) para satisfacer mis sucias necesidades, pero no, no es así.

Mi gata, primeramente llamada Pancha y luego mudada al nombre de Minina y eventualmente a Misifusa, fue traída a mi hogar cuando era pequeña con el objetivo de que se deshiciera de la manada de ratas que se habían adueñado de mi casa, después de unos días vimos realizada la hazaña, la consideramos una súper cazadora, las ratas desaparecieron y como premio la gata consiguió el afecto de todos en esta casa así que cuando la mirábamos a nuestros pies a la hora de comer le regalábamos algo de comida, lo cual ella agradecía ronroneando y excretando líquidos de propiedad en nuestras piernas.

Todo era genial, hasta que un día compramos comida para las perras, la gata aprendió a comer eso y dejó de cazar ratas, que poco a poco volvieron a aparecer y ahora se pasean descaradamente frente a nosotros. Luego llegó su época reproductiva… malditos maullidos de placer, no dejan dormir, suenan como si un niño hiciera berrinche por un juguete, realmente odioso.

Pero, aún así la queríamos, así  que no nos importó, total, las mascotas siempre llegan a ganarse un lugar en nuestros asquerosos corazones, y una vez lo logran pueden hacer lo que quieran pues saben que uno no podrá tomar represalias, a menos que:

Desayuno

Ultimamente nuestra queridísima gata decidió despertarnos todos los días con esta agradable sorpresa, un flamante trozo de mierda en la mesa, listo para el desayuno. La maldita gata debe morir. U_U

11 pensamientos en “Listo para el desayuno

  1. Yo siempre he pensado que los gatos se sienten superiores a las personas, por lo que en mi casa tenemos una pequeña secta que odia a estos animales. Es comun escuchar en tu tejado esos, como lo menciona 3433 arriba, maullidos detestables, esos gemidos que mas tarde se convertiran en mas de estas porquerias con vida. Lo unico que te puedo aconsejar querido amigo, es que sacrifiques a esa bestia, que la mates de la forma en que un perteneciente de la secta lo hace… Gustavo… Si… el se ha deshecho de algunas de estas criaturas… Te invito a que unas a nuestro grupo… Solo tenes que llevar una ofrenda, (el 15% de tu salario, que al contrario del diezmo, servira para comprar veneno para seguir con la causa) XD… Segui mi consejo y llegaras a viejo…. Suerte…

  2. Na las clases de ortografía no me las tomo ni en pedo…..
    aaah! aguado… emana un olor terrible!, y es mas jodido de limpiar pero bueno… mira se te meaba por hay, su olor no se quita con nada 😄 solo con el tiempo… y mucha lavandina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s