La maldición de Jammapes

El pasado sábado, me levanté tranquilamente, como siempre hago, algo asueñado y con el peso de las responsabilidades de ser un ser superior sobre mis hombros, parecía ser un día normal, así que fui al cuarto de al lado, donde dormía un humano común y corriente, cuando entré estaba despierto, lo que me pareció raro y logró que me empezara a preocupar, intenté no darle importancia y le dije: ¡Pagáme lo que me debés sucia rata! Pero, el humano se levantó y me abrazó, luego dijo: Feliz Cumpleaños; fue en ese momento en que lo supe, ese iba a ser un día malo.

¡Mierda! hoy es el cumpleaños de este inútil cuerpo humano – pensé – eso no es nada bueno.

Los cumpleaños de los  humanos son malos para mi espíritu canalizan su energía y surge una maldición, mas me valía estar preparado, así que fui por provisiones a mi cuarto y justo en ese momento se atraviesa mi mascota haciéndome tropezar, caí sobre un gato negro que al verme sobre él, me aruñó el abdomen, a lo que reaccioné estrellándole la cabeza directamente contra el espejo, que se partió en pedazos, que cayeron sobre mi rostro haciéndome brotar la sangre de a montones, así que me apresuré a llegar a mi cuarto para evitar que siguieran pasando esas cosas.

Tomé mi equipo anti-maldiciones, que tengo guardado bajo mi cama para emergencias, me lo eché a la espalda y salí de la casa, esperaba poder contrarrestar los efectos de la recién generada maldición, en ese momento un avión se apareció de la nada pero mi equipo anti-maldiciones me salvó del golpe tele trasportándome a mi lugar de trabajo, por un momento creí que estaba a salvo, pues transcurrió toda la mañana y parte de la tarde sin que pasara nada malo, pero cuando revisé la mercancía noté que sobraba, era la maldición de nuevo no logré terminarla y perdí tanto dinero que no pude comprarme el teléfono para el que estaba ahorrando, ¡maldita maldición!

Recogí mis cosas y fui a buscar a súper S, para que me brindara algo de ayuda, aparentemente la maldición estaba logrando superar a mi equipo anti-maldiciones, pero de nuevo la maldición me superó, pues se negó a brindarme su ayuda, aparentemente tenía cosas mejores que hacer, así que resignado decidí irme a mi casa, después de todo el día casi acababa, solo era cuestión de soportarlo, entré de nuevo a mi cuarto y encendí mi computadora… grave error, la computadora reseteó todas las configuraciones, datos guardados y archivos temporales, ni siquiera me dejó iniciar sesión en el messenger, así que no pude buscar ayuda en otro lado contra la maldición.

Pensé entonces en continuar con mi historia para nanowrimo pero Word se jodió también, no guardaba, así que era inútil seguir escribiendo, publiqué lo que tenía y me fui a dormir, el día maldito había terminado, ahora estaba a salvo.

8 pensamientos en “La maldición de Jammapes

  1. Que creativo eres!
    ser superior!!
    jaja ya no te habia dejado comentarios por que pense que ya no los leirias
    pero dejando ese tema atras, si te paso todo eso?

    …….

    bye!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s